Archivo del sitio

Cursos gratuitos competencias digitales con Google Actívate

Google-lanza-Actívate-una-plataforma-para-ayudar-a-los-jóvenes-a-emprender

ACTÍVATE con Google ofrece, entre otros recursos, formación online y presencial gratuita en competencias digitales para encontrar un empleo o emprender un negocio.

Esta iniciativa de Google pretende ayudar a las personas que están en búsqueda de empleo por cuenta ajena o propia, a través de tres ejes:

  1. La formación: Formación gratuita online y presencial (en 16 ciudades españolas) en competencias digitales.
  2. El trabajo: Recursos y consejos ofrecidos por entidades colaboradoras del programa Actívate para la búsqueda de empleo.
  3. El emprendimiento: información y recursos que ofrecen un itinerario sobre los pasos a seguir, desde el análisis de capacidades empresariales, hasta los trámites de puesta en marcha y búsqueda de financiación del negocio.

De forma transversal a los 3 ejes principales, dentro del programa Actívate de Google, se plantean acciones de networking con el objetivo de incrementar la red de contactos profesionales y buscar oportunidades de negocio. El programa “Actívate Networking”, (eventos de networking gratuitos en diferentes ciudades españolas), conectará a personas con interés común por el mundo digital.

De esta forma, utilizando el eslogan “El primer paso para alcanzar tus metas“, Google ofrece, a través de su plataforma Web www.google.es/activate/ información y recursos agrupados para ayudar a la estrategia de consecución de objetivos profesionales de cualquier persona interesada.

El proyecto en España por parte de Google se presentó en 2014 junto con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, como plataforma de ayuda a mejorar el acceso de los/as jóvenes al mercado de trabajo.

Esta iniciativa, además cuenta con múltiples promotores y colaboradores nacionales públicos de ámbito nacional, así como de múltiples organismos y entidades públicas y privadas relacionadas con las TIC, la formación, el empleo y el emprendimiento. Además, se ha adherido a la “Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven” del Gobierno de España.

La plataforma permite conocer algunos testimonios o historias de éxito. También puedes ver un vídeo con testimonios aquí.

En Baleares, el programa cuenta con la colaboración de la Universitat de les Illes Balears (UIB) para la realización en sus instalaciones de los cursos presenciales.

 

Buscar empleo a través de LinkedIn

Linkedin

LinkedIn es la red social profesional por excelencia, pero ¿sabemos utilizarla de forma efectiva?¿Nos puede ayudar realmente en la búsqueda de nuevas oportunidades profesionales? Profundizamos en las posibilidades que nos ofrece LinkedIn.

Antes de entrar en detalles sobre la red profesional LinkedIn, me gustaría enmarcar el término de “Reputación profesional” y/o marca personal/profesional en el contexto de búsqueda de oportunidades profesionales. Dice Francesc Grau @FGrau que “la marca personal es todo aquello que define y la distingue de las demás”. De hecho, marca y reputación no son exactamente lo mismo aunque están estrechamente relacionadas. Dice Alfonso Alcántara @Yoriento que “Marca es el perfume que usas y reputación el olor que dejas”.

Algunas de las preguntas que nos podríamos hacer al abordar la búsqueda de nuevas oportunidades profesionales, tanto si busco empleo por cuenta ajena o propia son:

¿Por qué me tienen que contratar a mi y no a otro/a con un perfil similar?

¿Por qué me van a comprar a mi y no a otro/a con un producto/servicio similar?

Antes de utilizar herramientas diseña una estrategia, en función de tus puntos fuertes y/o tus propuestas de valor diferenciales en relación al resto de profesionales de tu mismo sector. Reflexiona en qué destacas, para que ese/os aspecto/s sean los que definan y diferencien tu marca personal/profesional del resto.

¿Qué es LinkedIn?

Linkedin es una red social/profesional fundada en 2003 con el objetivo de conectar a los profesionales del mundo y ayudarles a ser más productivos y exitosos. Actualmente cuenta con las siguientes cifras:

  • Más de 367 millones de usuarios registrados.
  • 2 usuarios nuevos cada minuto.
  • 3.000.000 páginas de empresa.
  • 2,1 millones de grupos.

 

Principales funcionalidades

Algunas de las principales funcionalidades de LinkedIn son estas:

  • Publicar experiencia profesional, educación y formación complementaria, páginas web y recomendaciones.
  • Establecer contacto con otros miembros enfocados a un ámbito profesional específico.
  • Buscar trabajo u oportunidades de negocio basándose en recomendaciones de alguna conexión.
  • Las empresas pueden anunciar ofertas de trabajo y los usuarios pueden marcar trabajos en los que estén interesados.
  • Se pueden usar conexiones de segundo grado y mayores para establecer contactos con fines de negocio o profesionales.
  • Existe lo que le llaman LinkedIn Answers, que le permite a los usuarios hacerle preguntas a la comunidad.
  • Es posible crear o participar de grupos especializados para usuarios con intereses profesinales en común.
  • Un perfil de empresa (incluye información básica y servicios, actualizaciones, novedades, publicaciones…)
  • Un perfil empresa permite “añadir” empleados o asociados a la entidad /organismo.

LinkedIn y Twitter

Razones para estar presente en LinkedIn

Algunos de los motivos para contar con un perfil y tener presencia en LinkedIn son:

  1. Red de contactos: acceso privilegiado a crear y participar de una red de contactos profesionales de gran relevancia para nuestros objetivos profesionales.
  2. Marca personal: es una herramienta más (junto con el resto de canales 2.0 o incluso offline) para generar y difundir nuestra “marca personal/profesional”.
  3. Aprendizaje: plataforma que favorece el aprendizaje informal.
  4. Visibilidad: ofrece, como el resto de redes sociales, mayor visibilidad de nuestro perfil (en este caso profesional).
  5. Información: acceso privilegiado a información especializada de forma actualizada.
  6. Talento: supone una plataforma de gestión, intercambio y búsqueda de talento.
  7. Empresas: acceso directo a múltiples empresas para poder generar negocio y/o coworking.
  8. Contenido: canal óptimo para crear y compartir contenido especializado.
  9. Servicios Premium: servicios extra de pago para mejorar las opciones para generar oportunidades de empleo y/o negocio en LinkedIn.
  10. Comunicación: canal de comunicación profesional entre los agentes implicados en el mercado laboral (empresas, profesionales, entidades, etc.)

 

Consejos para la gestión de tu perfil

  • Mantén actualizado tu perfil y todo su contenido.
  • Busca, conecta y contacta con los miembros de tu red de contactos profesionales.
  • Únete y participa en grupos especializados en tus ámbitos profesionales de interés.
  • Busca y emite recomendaciones entre tus contactos.
  • No uses LinkedIn como spam, ni molestes al resto de miembros. Siempre suma, no restes.
  • Sigue a tus empresas de interés para mantenerte informado.
  • Pregunta y responde a cuestiones de otros profesionales de tu red de contactos.

 

No debemos olvidar que LinkedIn no es una herramienta única, sino que apoyará, junto con otras, a nuestra estrategia para la consecución de nuestros objetivos profesionales.

Presentación “Linkedin y Marca Personal” de @Coomunicando

 

No te pierdas este vídeo protagonizado por Manuel Moreno @Trecebits en el programa “A punto con la 2@Apuntoconla2 de La 2 de TVE.

 

Qué ingredientes necesito para (empezar a) emprender

INGREDIENTES

En estos tiempos en que una de las pocas alternativas profesionales que se plantean en el horizonte es la de emprender nuestro propio negocio, la pregunta para todas aquellas personas que hasta ahora no se habían planteado establecerse por su cuenta es obligada, ¿por dónde empiezo?

 

Este artículo, con el único ánimo de ofrecer una visión no técnica y lo más clara posible, no pretende ser exhaustivo, sino orientativo sobre algunos de los ingredientes básicos iniciales necesarios para empezar a cocinar la receta del emprendimiento.

Existen algunos ingredientes fundamentales para elaborar esta receta, que en fases más avanzadas, añadirá otros nuevos ingredientes y aderezos en función del tipo de negocio que queramos poner en marcha, hasta conseguir el “emplatado final”, pero éstos no deberán faltar en tu cocina antes de empezar a cocinar:

1- Motivación.

En primer lugar para emprender, como para casi todo, necesitamos motivación. Pero la motivación no entendida como “buen ánimo“, que es aquello que coloquialmente entendemos por motivación, sino que se trata de tener “motivos” para hacerlo. Decía Alfonso Alcántara que “estar motivado no es estar animado, sino tener motivos“, razones de peso que me van a llevar hacia la acción.

Los motivos pueden ser internos (motivación intrínseca: siempre me ha atraído iniciar nuevos proyectos, liderar iniciativas, ser mi propio jefe, autogestionarme, etc.) o externos (motivación extrínseca: no encuentro trabajo por cuenta ajena y es una alternativa, necesito recibir ingresos, busco un horario que me permita compatibilizar mi vida laboral y familiar, etc.), pero necesito tenerlos para decidirme a emprender y empezar a hacer algo para conseguirlo.

Evidentemente, cuanto más valor o peso tengan dichos motivos o razones para cada uno/a de nosotros/as, mayor probabilidad de éxito y capacidad de afrontar los momentos difíciles que aparecerán en el camino.

2- Competencias.

Entendidas como la capacitación necesaria para el desempeño con éxito de todo lo que va a suponer poner en marcha un negocio propio.

En este apartado dividiría las competencias en dos tipos:

Competencias técnicas: que serán todas aquellas relacionadas con la puesta en marcha y funcionamiento posterior de una actividad empresarial (plan de empresa y viabilidad empresarial, marketing y comercialización, gestión contable y económica, gestión de recursos humanos y materiales, etc.) y aquellas concernientes al sector de actividad concreto en cada caso.

Evidentemente, no es necesario que una misma persona cuente con un alto grado de competencia en todas y cada una de las áreas de gestión de la empresa, ya que probablemente cuente con socios colaboradores internos y/o colaboradores externos que se encarguen de algunas funciones de la gestión del negocio, pero es el/la emprendedor/a promotor/a del negocio quien se debe asegurar que dichas competencias están cubiertas entre todos sus miembros, ya sean internos o externos (en el caso de externalización de servicios).

Competencias transversales personales o interpersonales, que son aquellas que implican habilidades y destrezas en relación con la persona emprendedora o su relación con otras personas, pero no se trata de conocimientos ni habilidades técnicas de gestión, ni tan solo exclusivas de personas emprendedoras, sino comunes a muchos empleos por cuenta ajena, pero imprescindibles para complementar la parte técnica en la puesta en marcha y gestión diaria del propio negocio, tales como la capacidad de planificación y gestión del tiempo, la capacidad de negociación, el liderazgo, la resolución de problemas y toma de decisiones, el trabajo en equipo, creatividad e innovación,

Será clave autoevaluar mis competencias actuales, potenciar y aprovechar aquellas con que cuento en mayor grado y desarrollar y entrenar aquellas deficitarias en mi perfil competencial.

3- Idea/s de negocio.

Necesitamos contar con una semilla que sea el origen de nuestra futura actividad, pero ¿de dónde surgen las ideas de negocio? De cualquier lugar. Algunas personas piensan que no son lo suficientemente creativas como para tener “la gran idea” que le vaya a dar el impulso necesario para poner su negocio en marcha. Lo cierto es, por una parte, que la generación de ideas se puede entrenar, y en parte está relacionada con la “actitud” más que con la “aptitud”. Se trata de ver la realidad con “otros ojos”, desde la perspectiva de buscar soluciones a problemas o necesidades que detectamos a nuestro alrededor.

Por otra parte, es cierto que hay personas muy creativas e innovadoras a la hora de tener ideas, pero es muy importante destacar que este ingrediente, el de la idea de negocio, por sí sólo no tiene valor, si no está bien combinado con el resto de ingredientes. Es decir, es mejor una idea poco original e innovadora pero bien planteada y ejecutada, que una idea genial mal planteada y ejecutada.

Las ideas de negocio surgen de cualquier lugar, lo que no quiere decir que surjan de la nada bajo un halo de inspiración divina, sino que las fuentes pueden ser múltiples.

Así, suelen ser el resultado de un proceso de investigación constante, de un conocimiento exhaustivo de un sector, de la situación económica, de las costumbres de la gente, de las necesidades de los consumidores, etc. De esta manera podemos recurrir a nuestra experiencia profesional pasada en las organizaciones en las que trabajamos, para analizar el sector y qué necesidades no quedaban cubiertas para los clientes, o bien cuestionarnos y replantearnos continuamente situaciones o problemas cotidianos de la gente que podrían ser fuente de una potencial idea de negocio.

Lo importante es estar en proceso continuo de investigación y cuestionamiento, quizá encontremos lo que buscábamos o por el contrario encontremos algo incluso mejor (lo que se llama serendipia o serendipity, que en el futuro tendremos tiempo de tratar en profundidad).

4- Una metodología.

Una vez que contamos con los motivos, las competencias y la idea de negocio, precisaremos de herramientas para trazar un plan, es decir, una metodología que me permita convertir esa idea de negocio realmente en una actividad empresarial tangible y, sobretodo, sostenible económicamente.

El método nos ayudará a convertir la “idea de negocio” en un “modelo de negocio“. La idea de negocio nos indica qué vamos a hacer, pero suele ser un planteamiento aislado de lo que vamos a hacer de manera genérica (por ejemplo, poner una cafetería en tal zona, o montar una consultora de formación), sin detalle ni conexión con otras variables clave a tener en cuenta, tales como los clientes, los canales, los recursos y actividades, etc.

El modelo de negocio definirá qué voy a ofrecer a mis clientes para solucionar sus problemas o necesidades, cómo me voy a organizar para hacerlo y por último, cómo voy a ganar dinero haciéndolo.

En posteriores artículos hablaremos de herramientas y metodologías concretas para diseñar nuestro modelo de negocio (como la metodología Canvas de modelos de negocio), que nos ayudarán a aterrizar nuestra idea en lo concreto, obligándome a trazar las líneas maestras de cómo pretendo hacer lo que planteo en la misma, para empezar a “esbozar” el plan de mi negocio.

Una vez que cuente con el diseño de mi modelo de negocio, ya tengo buen trecho recorrido, pero es recomendable realizar un Plan de Empresa o Negocio, que me ayudará a dar respuesta a múltiples preguntas sobre problemas o dificultades que irán surgiendo en el futuro de la puesta en marcha de mi negocio. Asimismo, se hace necesario hacer un análisis económico y una previsión para anticipar y prever mis futuros ingresos en relación con mi estructura de costes.

En definitiva se tratará de contar con un plan, diseñar una hoja de ruta a seguir, en la que analizamos, prevemos y anticipamos aquello que va a ocurrir. Evidentemente, los planes rara vez se cumplen al cien por cien, pero minimiza riesgos y nos ahorrará muchos quebraderos de cabeza.

Hay un dicho en el ámbito del Ajedrez que reza “Un plan malo es mejor que no tener ningún plan”.

5- Pasión.

El último ingrediente es opcional, pero muy recomendable. Si conseguimos que nuestra pasión sea nuestro negocio o viceversa, nuestras posibilidades de superar dificultades crecen exponencialmente.

Decía César Llorente, autor de “Coworking: compartir para emprender”, que una de las preguntas que nos tenemos que hacer a la hora de emprender un negocio es “¿A tí te pone hacer eso?¿te apasiona?

Este ingrediente será clave en momentos de mala mar durante la travesía, ya que como dice Andy Freire, autor de “Pasión por emprender”, “emprender es estar dedicado en mente, cuerpo y alma todo el tiempo al proyecto, aunque esto pueda afectar un poco a las amistades y relaciones familiares”, por lo que el hecho de que nos apasione lo que hacemos reduce enormemente el riesgo de abandono del barco.

 

Tiempo de cocción (variable)

Procederemos a introducir todos los ingredientes en la olla, con mucho cariño, y en la medida de lo posible a fuego lento en las primeras fases pero sin que deje en ningún momento de hervir… El tiempo de cocción dependerá de la calidad de los ingredientes y de la destreza del cocinero.

En definitiva, podemos resumir la receta básica del emprendimiento en una frase que leí por las redes sin denominación de origen que decía:

“Emprende con los pies en el suelo, la cabeza en las nubes y el corazón en las manos”

 

Bon appétit!

“A buen emprendedor… pocas palabras bastan”

less-is-more-gotham

Hoy ser emprendedor/a está de moda. Cambiar la perspectiva y empezar un camino por cuenta propia se torna una de las pocas alternativas que se antojan posibles en un entorno poco fértil para la empleabilidad por cuenta ajena.
 
Emprender no es camino llano, no en vano emprendedora es aquella persona que está dispuesta a arriesgar, a innovar, a inventar o reinventar, a abrir un nueva senda donde no hay camino… al estilo de los más intrépidos exploradores.
 
Sin ánimo profundizar en esta primera incursión en el universo emprendedor, ámbito complejo que requerirá de mayor y más amplio análisis en futuros posts, si quisiera destacar uno de los puntos de partida de la persona emprendedora a la hora de empezar a analizar su idea de negocio.
 
La persona emprendedora tenderá a ver oportunidades donde otros solamente vean problemas. Pero esa avalancha de oportunidades deberá ir concretándose en algo tangible con cara y ojos (en artículos posteriores hablaremos del concepto de modelo de negocio, el paso siguiente a la concreción de la idea de negocio).
 
El origen de la idea de negocio puede provenir de muy diversas fuentes, tales como la experiencia profesional previa por cuenta ajena, la detección de problemas o necesidades cotidianos… y deberá ser sometida a un exhaustivo análisis posterior de viabilidad económica, legal, técnica y comercial. Pese a ello, a la hora de iniciar el proceso de planificación, convendrá concretar la idea de negocio de manera breve, sencilla, clara y unívoca, para no dispersar la idea en buenas intenciones.
 
Así, si una persona emprendedora no es capaz, a modo de elevator pitch, de enunciar su idea de negocio en pocas palabras de manera sencilla y clara (comunicación sintética), probablemente deba replantearse volver a empezar… Y es que a buen emprendedor… pocas palabras bastan (al menos al principio).
 

“No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela”

Albert Einstein

Nada más que quitar
 
Utopías para caminar

Blog de César Nuño Pacheco Cifuentes

Cultur UP

Cultura siempre hacía adelante y arriba UP!

MiM Comunicació

Un blog de temes de comunicació i altres interessos, ens segueixes?

Emprender en tiempos de crisis

Daniel Otero: Profesor Asociado del departamento de Organización de Empresas de la UPC y socio fundador de doiser.com. Hablaremos de emprendedores, finanzas y cosas del día a día.

No la líes con las TIC

Malos usos y buenas prácticas con las nuevas tecnologías contadas por una nativa digital

treballaire

El trabajo en las Islas Baleares. Francisco Caparros Alcaraz

PalmaActiva

Un espacio de análisis y reflexión sobre el entorno laboral actual y cómo navegar en sus aguas con oleaje y mar de fondo. Pensando globalmente y actuando localmente

El caparazon

Tecnologías, ICT4D, psicología social, social media, aprendizaje, tendencias web

RRHH Mallorca

Un espacio de análisis y reflexión sobre el entorno laboral actual y cómo navegar en sus aguas con oleaje y mar de fondo. Pensando globalmente y actuando localmente

Yoriento

Blog sobre coaching, productividad personal, empleo 2.0 y orientacion profesional, conectado con las redes sociales en internet y la psicologia organizacional.

rEvolución profesional hoy

Un espacio de análisis y reflexión sobre el entorno laboral actual y cómo navegar en sus aguas con oleaje y mar de fondo. Pensando globalmente y actuando localmente

Viajes&Eventos

Lo mejor de cada viaje es compartirlo contigo