Archivo del sitio

Concurso Eureka de proyectos empresariales para emprendedores

Se ha abierto la convocatoria de la 13ª edición del concurso EUREKA 2015 “Ideas convertidas en empresas” que organiza PalmaActiva dirigido a proyectos empresariales promovidos por emprendedores/as de Mallorca.

¿Qué es el concurso Eureka?

Es un concurso que premia nuevos proyectos empresariales.

Sus principales objetivos son:

Detectar nuevos proyectos empresariales y estimular su puesta en marcha.
Mejorar la capacitación de los futuros emprendedores/as.
Tutorizar y acompañar los proyectos participantes.
Promover la cultura emprendedora en Palma mediante un concurso que premia las mejores actitudes emprendedoras en relación con aspectos económicos, sociales y medioambientales en el entorno local.

¿A quién va dirigida esta iniciativa?¿Qué tipos de proyectos se pueden presentar?

A personas físicas mayores de edad que prevean establecer su actividad en el municipio de Palma.

Quedan excluidos los/as:

– Titulares de proyectos premiados en ediciones anteriores de Eureka.
– Titulares de empresas instaladas o que hayan estado instaladas en el Centro de Empresas de PalmaActiva.
– Participantes de otros concursos para emprendedores de PalmaActiva.

Cualquier actividad económica sin limitación, con especial atención a actividades relacionadas con los nuevos yacimientos de empleo y la Economía Creativa. Excluidos proyectos “Franquicia”.

Premios

Se concederán 13.000 € en premios:

• Primer premio: 6.000 €
• Segundo premio: 4.000 €
• Tercer premio: 3.000 €

Premios en especie: prioridad acceso Centro empresas PalmaActiva, acceso aval financiación ISBA, etc.

Fases del concurso

1- Admisión: Límite de admisón de solicitudes online 3 marzo 2015.
2- Formación: 10 días (40 horas) formación técnica sobre creación de empresas.
3- Asesoramiento y entrega de proyectos.
4- Selección de proyectos ganadores.
5- Entrega de premios: Jueves 7 de mayo.
Pueden obtener más información en la Web de PalmaActiva www.palmaactiva.com  o directamente en la información de la Web sobre el Concurso EUREKA de proyectos empresariales.

Consultar la Bases del concurso.

Formulario de solicitud online.

Cartel Eureka 2015

Semana Global del Emprendimiento #GEW2014

GEW 2014

Esta semana del 17 al 23 de noviembre es la “Semana Global del Emprendimiento” (Global Entrepreneurship Week), pero ¿qué es la Global Entrepreneurship Week? Se trata de una iniciativa de ámbito internacional que promueve la creación de empresas y el fomento del espíritu emprendedor en el que participan 140 países con más de 50.000 actividades simultáneamente durante una semana de noviembre al año.

La iniciativa nace de la expansión de dos movimientos de gran éxito: La Entreprise Week del Reino Unido, impulsada desde 2004 por el ex Primer Ministro Gordon Brown  y la Entrepreneurship Week de EE.UU., inspirada en la primera, que se celebra desde 2007.

Así, en 2008, las fundaciones Make Your Mark y Kauffmann Foundation (mayor fundación de emprendimiento del mundo) se propusieron que la GEW adquiriese un carácter global.

En España la iniciativa está organizada por el IESE-EIC Business School (Centro de iniciativa emprendedora de IESE) y participan diferentes ciudades, aportando actividades que organizan diversas entidades colaboradoras tanto públicas como privadas. En Baleares colaboran entidades locales como PalmaActiva (Agencia de Desarrollo Local de Palma) y el Ayuntamiento de Santa Eulalia de Ibiza. Todas las actividades organizadas en España pueden concultarse en la plataforma http://es.gew.co/

 

OBJETIVOS DE LA GLOBAL ENTREPRENEURSHIP WEEK

Mediante los diferentes eventos que se celebrarán durante la semana de la Global Entrepreneurship Week se ayuda a desmitificar la figura del emprendedor, impulsando el fomento a la iniciativa emprendedora. La iniciativa tiene 4 objetivos básicos:
1- FOMENTAR LOS VALORES DE LA CULTURA EMPRENDEDORA (creatividad, iniciativa, liderazgo y compromiso).

2- CREAR DIÁLOGO entre los agentes implicados en la creación de empresas.

3- INSPIRAR a los jóvenes a convertir sus ideas en realidad.

4- AYUDAR EN LA FORMACIÓN, generando y difundiendo conocimiento.

 

¿QUÉ APORTA ESTA INICIATIVA GLOBAL?

Esta iniciativa aporta:

visibilidad en un lugar común, de todas las actividades que se realizan en relación al apoyo a la creación de empresas.
visibilidad a las entidades y organismos públicos y privados que las promueven tanto en el entorno de nuestra Comunidad Autónoma como en el resto de territorio nacional.
visibilidad a las personas emprendedoras. Lugar de encuentro para conocer historias de éxito de personas emprendedoras que un día decidieron iniciar el camino del autoempleo. Cada edición se eligen 20 historias de emprendedores menores de 40 años y sus casos de éxito.
• Un mensaje de unidad, de movimiento global: fomentando la cultura de la cooperación.
• Una perspectiva internacional: para crear empresas en un entorno de posible crecimiento y expansión. Ayuda a conectar a los emprendedores con el mundo empresarial nacional e internacional.

 

Todas las actividades de la #GEW2014 que se realizan en Palma de Mallorca (organizadas por PalmaActiva) se pueden consultar en: http://es.gew.co/users/palmaactiva

 

“El emprendedor ni nace ni se hace, se contagia”

Lucas Carné (fundador de Privalia y embajador GEW 2012)

Qué ingredientes necesito para (empezar a) emprender

INGREDIENTES

En estos tiempos en que una de las pocas alternativas profesionales que se plantean en el horizonte es la de emprender nuestro propio negocio, la pregunta para todas aquellas personas que hasta ahora no se habían planteado establecerse por su cuenta es obligada, ¿por dónde empiezo?

 

Este artículo, con el único ánimo de ofrecer una visión no técnica y lo más clara posible, no pretende ser exhaustivo, sino orientativo sobre algunos de los ingredientes básicos iniciales necesarios para empezar a cocinar la receta del emprendimiento.

Existen algunos ingredientes fundamentales para elaborar esta receta, que en fases más avanzadas, añadirá otros nuevos ingredientes y aderezos en función del tipo de negocio que queramos poner en marcha, hasta conseguir el “emplatado final”, pero éstos no deberán faltar en tu cocina antes de empezar a cocinar:

1- Motivación.

En primer lugar para emprender, como para casi todo, necesitamos motivación. Pero la motivación no entendida como “buen ánimo“, que es aquello que coloquialmente entendemos por motivación, sino que se trata de tener “motivos” para hacerlo. Decía Alfonso Alcántara que “estar motivado no es estar animado, sino tener motivos“, razones de peso que me van a llevar hacia la acción.

Los motivos pueden ser internos (motivación intrínseca: siempre me ha atraído iniciar nuevos proyectos, liderar iniciativas, ser mi propio jefe, autogestionarme, etc.) o externos (motivación extrínseca: no encuentro trabajo por cuenta ajena y es una alternativa, necesito recibir ingresos, busco un horario que me permita compatibilizar mi vida laboral y familiar, etc.), pero necesito tenerlos para decidirme a emprender y empezar a hacer algo para conseguirlo.

Evidentemente, cuanto más valor o peso tengan dichos motivos o razones para cada uno/a de nosotros/as, mayor probabilidad de éxito y capacidad de afrontar los momentos difíciles que aparecerán en el camino.

2- Competencias.

Entendidas como la capacitación necesaria para el desempeño con éxito de todo lo que va a suponer poner en marcha un negocio propio.

En este apartado dividiría las competencias en dos tipos:

Competencias técnicas: que serán todas aquellas relacionadas con la puesta en marcha y funcionamiento posterior de una actividad empresarial (plan de empresa y viabilidad empresarial, marketing y comercialización, gestión contable y económica, gestión de recursos humanos y materiales, etc.) y aquellas concernientes al sector de actividad concreto en cada caso.

Evidentemente, no es necesario que una misma persona cuente con un alto grado de competencia en todas y cada una de las áreas de gestión de la empresa, ya que probablemente cuente con socios colaboradores internos y/o colaboradores externos que se encarguen de algunas funciones de la gestión del negocio, pero es el/la emprendedor/a promotor/a del negocio quien se debe asegurar que dichas competencias están cubiertas entre todos sus miembros, ya sean internos o externos (en el caso de externalización de servicios).

Competencias transversales personales o interpersonales, que son aquellas que implican habilidades y destrezas en relación con la persona emprendedora o su relación con otras personas, pero no se trata de conocimientos ni habilidades técnicas de gestión, ni tan solo exclusivas de personas emprendedoras, sino comunes a muchos empleos por cuenta ajena, pero imprescindibles para complementar la parte técnica en la puesta en marcha y gestión diaria del propio negocio, tales como la capacidad de planificación y gestión del tiempo, la capacidad de negociación, el liderazgo, la resolución de problemas y toma de decisiones, el trabajo en equipo, creatividad e innovación,

Será clave autoevaluar mis competencias actuales, potenciar y aprovechar aquellas con que cuento en mayor grado y desarrollar y entrenar aquellas deficitarias en mi perfil competencial.

3- Idea/s de negocio.

Necesitamos contar con una semilla que sea el origen de nuestra futura actividad, pero ¿de dónde surgen las ideas de negocio? De cualquier lugar. Algunas personas piensan que no son lo suficientemente creativas como para tener “la gran idea” que le vaya a dar el impulso necesario para poner su negocio en marcha. Lo cierto es, por una parte, que la generación de ideas se puede entrenar, y en parte está relacionada con la “actitud” más que con la “aptitud”. Se trata de ver la realidad con “otros ojos”, desde la perspectiva de buscar soluciones a problemas o necesidades que detectamos a nuestro alrededor.

Por otra parte, es cierto que hay personas muy creativas e innovadoras a la hora de tener ideas, pero es muy importante destacar que este ingrediente, el de la idea de negocio, por sí sólo no tiene valor, si no está bien combinado con el resto de ingredientes. Es decir, es mejor una idea poco original e innovadora pero bien planteada y ejecutada, que una idea genial mal planteada y ejecutada.

Las ideas de negocio surgen de cualquier lugar, lo que no quiere decir que surjan de la nada bajo un halo de inspiración divina, sino que las fuentes pueden ser múltiples.

Así, suelen ser el resultado de un proceso de investigación constante, de un conocimiento exhaustivo de un sector, de la situación económica, de las costumbres de la gente, de las necesidades de los consumidores, etc. De esta manera podemos recurrir a nuestra experiencia profesional pasada en las organizaciones en las que trabajamos, para analizar el sector y qué necesidades no quedaban cubiertas para los clientes, o bien cuestionarnos y replantearnos continuamente situaciones o problemas cotidianos de la gente que podrían ser fuente de una potencial idea de negocio.

Lo importante es estar en proceso continuo de investigación y cuestionamiento, quizá encontremos lo que buscábamos o por el contrario encontremos algo incluso mejor (lo que se llama serendipia o serendipity, que en el futuro tendremos tiempo de tratar en profundidad).

4- Una metodología.

Una vez que contamos con los motivos, las competencias y la idea de negocio, precisaremos de herramientas para trazar un plan, es decir, una metodología que me permita convertir esa idea de negocio realmente en una actividad empresarial tangible y, sobretodo, sostenible económicamente.

El método nos ayudará a convertir la “idea de negocio” en un “modelo de negocio“. La idea de negocio nos indica qué vamos a hacer, pero suele ser un planteamiento aislado de lo que vamos a hacer de manera genérica (por ejemplo, poner una cafetería en tal zona, o montar una consultora de formación), sin detalle ni conexión con otras variables clave a tener en cuenta, tales como los clientes, los canales, los recursos y actividades, etc.

El modelo de negocio definirá qué voy a ofrecer a mis clientes para solucionar sus problemas o necesidades, cómo me voy a organizar para hacerlo y por último, cómo voy a ganar dinero haciéndolo.

En posteriores artículos hablaremos de herramientas y metodologías concretas para diseñar nuestro modelo de negocio (como la metodología Canvas de modelos de negocio), que nos ayudarán a aterrizar nuestra idea en lo concreto, obligándome a trazar las líneas maestras de cómo pretendo hacer lo que planteo en la misma, para empezar a “esbozar” el plan de mi negocio.

Una vez que cuente con el diseño de mi modelo de negocio, ya tengo buen trecho recorrido, pero es recomendable realizar un Plan de Empresa o Negocio, que me ayudará a dar respuesta a múltiples preguntas sobre problemas o dificultades que irán surgiendo en el futuro de la puesta en marcha de mi negocio. Asimismo, se hace necesario hacer un análisis económico y una previsión para anticipar y prever mis futuros ingresos en relación con mi estructura de costes.

En definitiva se tratará de contar con un plan, diseñar una hoja de ruta a seguir, en la que analizamos, prevemos y anticipamos aquello que va a ocurrir. Evidentemente, los planes rara vez se cumplen al cien por cien, pero minimiza riesgos y nos ahorrará muchos quebraderos de cabeza.

Hay un dicho en el ámbito del Ajedrez que reza “Un plan malo es mejor que no tener ningún plan”.

5- Pasión.

El último ingrediente es opcional, pero muy recomendable. Si conseguimos que nuestra pasión sea nuestro negocio o viceversa, nuestras posibilidades de superar dificultades crecen exponencialmente.

Decía César Llorente, autor de “Coworking: compartir para emprender”, que una de las preguntas que nos tenemos que hacer a la hora de emprender un negocio es “¿A tí te pone hacer eso?¿te apasiona?

Este ingrediente será clave en momentos de mala mar durante la travesía, ya que como dice Andy Freire, autor de “Pasión por emprender”, “emprender es estar dedicado en mente, cuerpo y alma todo el tiempo al proyecto, aunque esto pueda afectar un poco a las amistades y relaciones familiares”, por lo que el hecho de que nos apasione lo que hacemos reduce enormemente el riesgo de abandono del barco.

 

Tiempo de cocción (variable)

Procederemos a introducir todos los ingredientes en la olla, con mucho cariño, y en la medida de lo posible a fuego lento en las primeras fases pero sin que deje en ningún momento de hervir… El tiempo de cocción dependerá de la calidad de los ingredientes y de la destreza del cocinero.

En definitiva, podemos resumir la receta básica del emprendimiento en una frase que leí por las redes sin denominación de origen que decía:

“Emprende con los pies en el suelo, la cabeza en las nubes y el corazón en las manos”

 

Bon appétit!

El futuro ya no es lo que era

Ahora que empezamos año nuevo, y hacemos balance me viene a la mente la frase del poeta francés Paul Valéry que a principios del siglo XX ya decía que “el problema de nuestros tiempos es que el futuro ya no es lo que era” y eso es lo que creo que está de rabiosa actualidad en nuestros días, en nuestro recién finiquitado 2013.
Pienso en el año pasado de manera global y su repercusión en términos generales y miro el teclado y me sale darle al Control+Alt+Supr, en la necesidad de resetear lo que hemos hecho mal hasta hoy. De volver a empezar. El otro día paseaba por la Puerta del Sol de Madrid, y me topé con el Km.0 y pensé: “Buen lugar para volver a empezar“, desde el principio… pero de otra forma.
Después de un tiempo conociendo a muchos jóvenes (y no tan jóvenes) víctimas del desempleo y de los hachazos de la economía moderna, pero que encuentran una y otra vez motivos para pensar que de esta se puede salir, algo me dice que quizá estén en lo cierto.
Me cautivó algo que dijo uno de ellos en réplica a la frase “No hay futuro“… dijo “Si no existe futuro… lo creamos“. Era uno de los muchos y muchas emprendedores y emprendedoras, unos por vocación, otros por necesidad, que no se rinden y que están empezando a proponer alternativas creativas a la pasividad a la que nos arrastra el mercado laboral de estos tiempos.  
Algunos, cada día más, se han dado cuenta que para salir de aquí hay que tomar un rol proactivo. Un rol “emprendedor” que le llaman ahora. “Si no te gusta donde estás ¡muévete! No eres un árbol” que decía Jim Rohn. Pero no como hasta ahora, las recetas de siempre ya no valen. Ya dijo Mario Benedetti que “cuando tuvimos todas las respuestas, nos cambiaron las preguntas“… y es que lo único constante es el cambio…
 ¿Pero cuál es esa fórmula? No lo sé, pero por lo visto la que se utilizó hasta hoy no pinta muy bien. Quizá sea difícil despejar las incógnitas de la ecuación, pero seguro que podemos hipotetizar sobre hacia donde podemos empezar a caminar…
Una de esas pistas puede ser la de dejar de funcionar cada uno por su lado y dejar de ver al otro como competidor como sistema, reconsiderarlo todo y verlo como “coopetidor“, como posible aliado, como posible socio… Y dejar de hacer la guerra cada uno por su cuenta.
Nadie conoce la receta mágica pero quizá los tiros vayan por ahí… en trabajar de forma colaborativa con aquellos con los que hasta ahora consideraba mis competidores o simplemente, con aquellos con los que pensaba que no me incumbían.
Siguiendo esa estela, surgen iniciativas que reformulan lo establecido hasta hoy bajo la bandera de lo que denominan Coworking. Algunos ejemplos de esta tendencia a cooperar y compartir:
 
Decía César Llorente, uno de los defensores de esta corriente, que a la hora de ir a vender sus servicios a alguien, ahora antes de hablar, lo que hace es escuchar atentamente al otro para saber qué necesita, porque a lo mejor surge alguna oportunidad mejor de lo que él le venía a vender que beneficie a las dos partes.
No sé cuándo saldremos de ésta… pero de una cosa estoy seguro, será mejor intentar salir sumando fuerzas que agotándolas en batallas estériles entre unos y otros.
¡Que la fuerza y la cooperación os acompañe!
“Hacer coworking es algo que se aprende haciendo y que con el tiempo se transforma en una habilidad innata, como ir en bicicleta”
Alex Hillman

Cerdos o gallinas, ¿qué tipo de socios prefieres para tu negocio?

Huevo y baconEn estos días en los que el mercado laboral tiene acorralados a unos, que han perdido su empleo y no encuentran recursos para revertir la situación por la ausencia de oferta… y acongojados a otros, que mantienen su empleo, bajo la continua amenaza de la espada de Damocles, deseando que las cosas mejoren, pero sin expectativas de que eso se produzca (“virgencita, que me quede como estoy”), se ha añadido a las conversaciones mundanas de café entre conocidos y amigos el tema de la posibilidad de montar un negocio por parte de gente que hasta el momento ni se lo había planteado.

Ese “oye, tenemos que montar algo juntos” se ha convertido en una frívola y peligrosa propuesta que se lanza a diestro y siniestro, muchas veces sin detenerse a pensar en lo complejo y arriesgado que puede suponer llevar a cabo dicha empresa, y mucho menos en la necesidad de compromiso que requiere.

Esta reflexión (“Tenemos que montar un negocio juntos“), que leí en un artículo del Blog de Pymes y Autónomos me hizo recordar una historia que me contó mi padre sobre una conversación entre una gallina y un cerdo, que estaban hablando de la posibilidad de asociarse. En plena tormenta de ideas, la gallina le propuso al cerdo llamar a la futura empresa “Bacon & huevos“, para que estuviesen representados ambos socios. El cerdo, después de pensar en ello unos segundos le contestó a la gallina que no estaba de acuerdo con ese planteamiento de negocio, ya que en ese “negocio” la gallina sólo estaría “implicada” (ponía los huevos), pero él estaría realmente “comprometido” (ponía el bacon) y eso era un planteamiento totalmente descompensado. En ese negocio estaba claro quien “ponía toda la carne en el asador” (nunca mejor dicho).

Esa diferencia entre implicarse y comprometerse con un proyecto empresarial es básica, y es una de las claves a tener en cuenta a la hora de elegir socios para emprender un negocio común. Es cuestión de graduar la predisposición a arriesgar en el proyecto.

Otra historia que me recuerda siempre esta diferencia: Un noble señor, que contaba con un pianista contratado en su casa para amenizar las veladas de la familia, tras oír una de las piezas que acababa de ejecutar le dijo: “Haría lo que fuera por tocar como usted“. A lo que el pianista contestó: “No lo creo“. Sorprendido por la réplica, el noble señor le preguntó: “¿Por qué dice que no lo cree?“. A lo que contestó: “Pasaría usted 20 años ensayando entre 5 y 7 horas al día?“. “Hombre, eso no“. “Pues a eso me refería“.

En los momentos clave esa diferencia cobrará una vital relevancia. Ahí será donde el compromiso de tus socios jugará un papel decisivo, entre otros factores.

Por todo ello, proponemos algunas claves a tener en cuenta a la hora de elegir compañeros de viaje:

1- Delimitar qué aporta y qué arriesga cada socio/a.

Determinar el tipo y cuantía de las aportaciones y riesgos de cada socio/a del proyecto es altamente recomendable: capital para la inversión inicial, conocimientos técnicos y/o de gestión (Know how), dedicación al proyecto, cartera de contactos…

Este análisis nos debe llevar a responder a la pregunta ¿qué valor aporta cada socio/a al proyecto? ofreciéndonos un diagnóstico de complementariedad entre los miembros del proyecto, permitiendo detectar posibles carencias y puntos fuertes en el equipo.

2- Definir valores y objetivos del proyecto.

Aunque parezca una obviedad, la aparente afinidad natural entre personas, puede no corresponderse con la coincidencia en relación con los valores del proyecto a desarrollar. Asimismo es clave definir los objetivos a conseguir con el proyecto a corto, medio y largo plazo, para evitar desajustes en relación a las expectativas de cada miembro y sorpresas en el futuro (vaya a pasar que luego resulte que un socio pretendía que el negocio creciese y se expandiese, mientras que el otro siempre había querido mantenerlo en un ámbito local, por ejemplo).

Por tanto, alinear valores y objetivos al inicio, no asegura el éxito del proyecto, pero suele reducir enormemente los riesgos de fracaso futuro.

3- Establecer por escrito las condiciones de la “sociedad”.

Este sencillo gesto nos ahorrará malos entendidos en el futuro: “Vamos a definir las reglas ahora que nos llevamos bien, por si luego no nos llevamos tan bien”

– Definir el reparto de funciones y tareas dentro de la actividad del negocio: Quién hace qué y con cuánta dedicación.

– Definir el reparto de beneficios desde el inicio, ponderado a la valoración que cada parte aporta al proyecto.

4- Consensuar desde el inicio el “plan de salida”.

Conviene acordar desde el principio la posibilidad de disolución de la “sociedad”, teniendo previsto el plan de disolución de la colaboración, simplificando los trámites y anticipando posibles conflictos con el objeto de evitarlos si se da el caso.

Algunas de estas claves nos darán pistas de si nuestros/as compañeros/as de viaje proponen implicarse o comprometerse con tu proyecto. ¿Qué tipos de socios prefieres para iniciar tu proyecto?

 

“La forma más rápida de mejorar nosotros mismos es estar con personas que ya son de la forma que nosotros queremos ser”

Reid Hoffman (cofundador de LinkedIn)

Utopías para caminar

Blog de César Nuño Pacheco Cifuentes

Cultur UP

Cultura siempre hacía adelante y arriba UP!

MiM Comunicació

Un blog de temes de comunicació i altres interessos, ens segueixes?

Emprender en tiempos de crisis

Daniel Otero: Profesor Asociado del departamento de Organización de Empresas de la UPC y socio fundador de doiser.com. Hablaremos de emprendedores, finanzas y cosas del día a día.

No la líes con las TIC

Malos usos y buenas prácticas con las nuevas tecnologías contadas por una nativa digital

treballaire

El trabajo en las Islas Baleares. Francisco Caparros Alcaraz

PalmaActiva

Un espacio de análisis y reflexión sobre el entorno laboral actual y cómo navegar en sus aguas con oleaje y mar de fondo. Pensando globalmente y actuando localmente

El caparazon

Tecnologías, ICT4D, psicología social, social media, aprendizaje, tendencias web

RRHH Mallorca

Un espacio de análisis y reflexión sobre el entorno laboral actual y cómo navegar en sus aguas con oleaje y mar de fondo. Pensando globalmente y actuando localmente

Yoriento

Blog sobre coaching, productividad personal, empleo 2.0 y orientacion profesional, conectado con las redes sociales en internet y la psicologia organizacional.

rEvolución profesional hoy

Un espacio de análisis y reflexión sobre el entorno laboral actual y cómo navegar en sus aguas con oleaje y mar de fondo. Pensando globalmente y actuando localmente

Viajes&Eventos

Lo mejor de cada viaje es compartirlo contigo